Cuanto pesa el alma

cuánto pesa el almaLa existencia del alma está en debate. Si existe,  ¿se trata de un fenómeno físico? ¿Cuánto pesa el alma? ¿Cuánto mide?

El alma es un elemento, considerado por muchas religiones como el centro de la esencia del hombre, a lo largo de la historia, se ha imaginado de muy distintas formas; como algo etéreo, tangible o no, material o fuera del mundo tangible.

El legendario Leonardo da Vinci, en 1515, intentó encontrar el alma diseccionando cerebros humanos, pues, creía, se encontraba en la cabeza. No la encontró, y su búsqueda le trajo acusaciones de hechicería, mismas de las que se libró debido a su buena relación con la aristocracia. El primer (y único) experimento para medir el alma, fue realizado por el doctor MacDougall en el siglo XX.

Cuánto pesa el alma experimento.

En 1907, el doctor MacDougall, quizo averiguar cuánto pesa el alma humana. Realizó un experimento con seis pacientes terminales. Concluyó que, si existe, debe ocupar un espacio, por lo tanto, tener una masa y, en consecuencia, tener un peso.

Construyó una báscula especial muy sensible donde colocó a los pacientes moribundos, esperando que al morir, el aparato detectara algún cambio.

El primer paciente perdió aproximadamente 21 gramos al morir (21.3 gramos para ser exactos). De allí viene la creencia de que el alma humana pesa 21 gramos.

El segundo paciente perdió aproximadamente 46 gramos. La medición se realizó 18 minutos después de su muerte.

cuanto pesa el almaEl tercer paciente perdió 42 gramos al morir y un poco más después de unos minutos.

Para los pacientes cuatro, cinco y seis, el Doctor MacDougall consideró las mediciones inválidas. Según él, hubo interferencias y desajustes de la báscula.

Debido a los errores y discrepancias, los resultados de estos experimentos parecen no ser concluyentes. Por lo que nadie sabe, todavía, a ciencia cierta si tiene un peso o cuánto pesa el alma.

El alma de un perro

En un segundo experimento, el Dr. MacDougall pesó a varios perros antes y después de morir. Para ello, utilizó el mismo aparato que en el experimento con humanos, con la diferencia de que los perros no eran pacientes terminales, sino perros completamente sanos que fueron envenenados para completar el experimento, según el cual, no se encontró diferencia entre el peso de un perro antes y después de morir.

Se concluyó que o bien, el alma de un perro no pesa nada o no tiene. ¿¿La tendrán otros animales? ¿Qué hay del gato? ¿ La vaca? ¿ Y el elefante? ¿Cuál es su peso?